Calle Curia vista desde la azotea de Tea.

 
 Si tuviera una tienda no dudaría dónde la pondría.Habeis adivinado ¿no?…

Una vez , en el blog os prometí hablar de la calle Curia y de su gente…
Hoy , viendo el periódico y al ver esta noticia he dicho, ajá…directa al blog, porque además pienso que refleja muy bien todas esas tiendas y a su gente.

“Tea en la azotea nace en una pequeña habitación de la calle Curia…..” me suena que empieza así mi blog…
Como siempre, Tea está en “su azotea” pero en una azotea de la calle Curia, por supuesto, que es donde trabaja y tiene su taller.

Desde las alturas apoyo a todas esas tiendas que tanto por los articulos tan especiales   que venden como por su trato dan a esta ciudad una pincelada de color en medio de tanto gris.
Enhorabuena Mónica,Berta,Yolanda,Cristina,Arantza,Sonia,María….y gracias.
 
Aquí el artículo del diario de noticias de hoy:

sábado, 25 de agosto de 2012

 

Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.
Sábado, 25 de Agosto de 2012
Buscador

combatiendo la crisis en pamplona

Calle Curia: un paseo por el comercio más creativo

Los establecimientos, la mayoría regentados por mujeres, muestran un espíritu emprendedor y alternativo.
Pamplona, Álvaro Gárriz – Sábado, 25 de Agosto de 2012 – Actualizado a las 05:07h
 
 
Varios de los responsables de los peculiares establecimientos de esta céntrica calle.
 
Varios de los responsables de los peculiares establecimientos de esta céntrica calle.
 
 

Con una mirada diferente y poniendo atención a las pequeñas cosas. Así es preciso adentrarse en la calle Curia, una de las más conocidas y emblemáticas del Casco Viejo de Pamplona; una calle que habla por sí sola y que ha pasado en poco tiempo de ser una vía olvidada a convertirse en el símbolo del comercio creativo en la vieja Iruñea.

Y es que, un grupo de comerciantes aporta, desde hace ya años, un encanto especial a Curia, con una serie de negocios variopintos y únicos, que no se encuentran en otros barrios, y que responden a un tesón y una capacidad de superación sin igual por parte de sus responsables.
Así, comenzando desde la parte más baja de la calle, Sonia y María regentan Especialité, un establecimiento que ofrece diversas especias y tes, así como complementos para su consumo. Estas dos jóvenes son, a su vez, las encargadas de la famosa tetería de la vecina calle Mañueta, y vieron una oportunidad de emprender cuando los clientes que acudían a este establecimiento comenzaron a demandarles productos de estas características para su consumo propio. “No había otro establecimiento que ofreciese algo parecido, y menos en Curia, una calle muy particular y llena de comercios peculiares”, comentan las jóvenes.
Frente a este local se encuentra la Hormiga Atómica Liburuak, una librería transgresora y que apuesta por una importante dimensión cultural y participativa.
 Por otro lado, y siguiendo la estela de la calle, dejando el bar El Temple atrás, la dimensión curiosa y artesanal de Curia se acentúa.
La Cabina, que dirige Arantza Martinena, es un establecimiento encargado de recuperar muebles de diseño, de autor, o de producción única, de los años 50, 60 y 70. Es Martinena la que gestiona todo el proceso. Desde la producción, hasta la comunicación, y afirma que se siente muy a gusto en esta céntrica calle. Procede del mundo de las Bellas Artes y la restauración, y ha sabido poner su pasión al servicio de los demás.
Comenta que, gracias a la peatonalización de la calle, desde hace aproximadamente dos años esta vía contigua a la Catedral ha recuperado la vida, y se siente orgullosa de que tanto ella como el resto de sus compañeras de los comercios vecinos sean las responsables de semejante hazaña.
Por otro lado, Anita e István llegaron desde Hungría en abril, y a finales de mayo pusieron en marcha
La Caminoteca, un establecimiento dirigido específicamente a la multitud de peregrinos que atraviesan esta calle hacia el albergue o la catedral. “Esta es una calle muy tranquila y estratégicamente situada”, relata el joven.
Cristina abrió en 2007 Danyé, un establecimiento de productos artesanales de decoración con materiales y tendencias africanas. Destaca que su mayor motivación era producir utensilios especiales y originales que permitiesen reflejar las características de la población de Sudáfrica y Swazilandia. Lo que más valora del establecimiento es su ubicación. Destaca que “entre los dueños de los establecimientos, la inmensa mayoría mujeres, hay muy buena relación, basada en la cooperación y la colaboración”. “Entre todas nos apoyamos para sacar iniciativas adelante”, añade.
Un taller de cerámica es otro de esos locales que atraen todas las miradas. Desde 2004, Mónica decora y fabrica utensilios con cerámica y porcelana en su establecimiento llamado Niu. Aunque ha notado como sus compañeras el efecto de la crisis, para ella lo más importante son las ganas de hacer cosas y de mejorar.
El diseño y la artesanía textil de Berta, con su tienda Beruta, es otra de esas perlas de Curia. Esta emprendedora realiza piezas únicas, trabajadas a base de tela, aunque también se adentra ocasionalmente en el mundo de la fotografía. Sus muñecas y peluches despiertan las pasiones de todos los que las observan. Arantza, de La Cabina, describe las muñecas y peluches de Berta como “auténticas joyas”, y más teniendo en cuenta que Berta es autodidacta.
Los tonos dorados de la calle los pone habitualmente Yolanda, que desde su taller de restauración recupera piezas antiguas exclusivas, particularmente en tonos dorados. Desde su punto de vista, aunque la calle ha recuperado un color perdido con los años, desde las instituciones no se tiene muy en cuenta el comercio creativo y artesano. “No queremos que esta sea la calle de las franquicias, y quizá por casualidad, quizá por el boca a boca, los comercios que estamos aquí somos todos únicos y especiales, pero hemos apostado por el pequeño comercio”, explica la responsable.
Por último, María, o la pintora, como es conocida por el resto de sus compañeras, aprovecha que su local está situado frente a la Catedral para hacer retratos únicos a aquellos que se lo solicitan. Comenzó con esta idea en diciembre de 2010, y además de pintar, también realiza souvenirs artísticos. Entre sus otros quehaceres, también destacan las clases de pintura que imparte.
Todas estas mujeres son solo un ejemplo de que existe una Pamplona alternativa, una ciudad que habla por boca de sus creadores, que en calles como Curia, se unen para dar voz a otra forma de hacer y de trabajar. Basan su relación en la colaboración y en iniciativas como la Curia Curiosa, el pasado mayo, y otros actos de promoción de la calle.

2 thoughts on “Calle Curia vista desde la azotea de Tea.

  1. Artículos como éste, personalizan la calle Curia y nos dan a conocer ese comercio alternativo y emprendedor. Gracias.

  2. Gracias "plumilla" por tu comentaro.
    Me parece que está bien este artículo del diario de noticias ¿verdad?Fomentan el pequeño comercio tan importante para una ciudad.
    Un saludo
    Tea en la azotea
    XXXXXXXXXXXXXXXX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *